Living Stores: La tecnología en el retail del futuro.

Los espacios físicos de venta afrontan el nuevo año con el reto de subsistir en un mundo cada vez más online.

EL CONCEPTO DE “LIVING STORES”

Desde hace ya algún tiempo, especialmente con la aparición de la venta online y con el desarrollo de un perfil de consumidor que dispone cada vez de mayor información y de menos tiempo, se han mostrado las deficiencias del modelo tradicional de tienda física.

Cada vez, las marcas son conscientes de que las prácticas tradicionales en el punto de venta deben ir mucho más allá de la política de precios o de la publicidad. Las tiendas van a tener que afrontar una revolución digital para convertirse en espacios capaces de generar diferentes atmósferas de una manera inteligente teniendo en cuenta el contexto y las necesidades de los consumidores.

Es el nuevo concepto de “Living Stores” que Investigadores del grupo “Consumer Behaviour Research” del Instituto I3B de la Universidad Politécnica de Valencia han comenzado a desarrollar.

LAS EMOCIONES, CLAVE EN NUESTRAS DECISIONES

Según un estudio realizado este año, el 70% de las decisiones de compra se toman en el propio espacio de venta, y de ellas un 40% son decisiones espontáneas que no se habían previsto. Gracias al premio Nobel en Economía Daniel Kahneman sabemos que existe un sistema de toma de decisiones más rápido que nuestra propia consciencia y que se deja guiar por aspectos emocionales.

Así pues, parece obvio que el peso en nuestras decisiones de compra de la experiencia emocional que vivamos en el espacio físico va a ser crítico. Varios estudios han demostrado en los últimos años que los olores, el sonido ambiental o la iluminación de un espacio pueden afectar a nuestra experiencia de compra. El reto ahora para los equipos de ingenieros y profesionales del trade-marketing es saber cómo podemos llevar esos descubrimientos científicos a las tiendas reales.

MEDIR, APRENDER Y ESTIMULAR, LOS PILARES DEL FUTURO DE LAS TIENDAS

Para que una tienda pueda ser considerada una “living store” deberá ser capaz de ejecutar tres acciones: “medir, aprender y estimular”.

Medir para analizar el comportamiento del shopper en cada instante y para cuantificar las variables del entorno donde se sitúa esa tienda.

Aprender, para detectar qué perfiles de shopper son los que entran y qué tipo de experiencia esperan encontrar.

Estimular, para ser capaz de generar la atmosfera idónea en cada momento y en cada espacio de venta según los objetivos marcados.

En Quatechnion estamos desarrollando tecnología que ayudará a las tiendas a realizar esta conversión revolucionando el concepto experiencial en el proceso de compra de los consumidores.